La incertidumbre del financiamiento. Columna de Luis Loyola, Rector U. de Antofagasta y Vice-Pdte Universidades Estatales, publicada el s谩bado 18 de noviembre en El Mercurio de Antofagasta. | Consorcio de Universidades del Estado de Chile
Ingrese su nombre de usuario Consorcio de Universidades del Estado de Chile.
Ingrese la contrase帽a asignada a su nombre de usuario.

Inicio de sesi贸n

La incertidumbre del financiamiento. Columna de Luis Loyola, Rector U. de Antofagasta y Vice-Pdte Universidades Estatales, publicada el s谩bado 18 de noviembre en El Mercurio de Antofagasta.

La incertidumbre del financiamiento

Luis Loyola, Rector U. de Antofagasta

Para el Consorcio de las Universidades del Estado, CUECH, es muy preocupante que ya llegando prácticamente a fin de este año 2017, aún tengamos incertidumbre respecto al financiamiento de nuestros planteles, más aún, cuando la discusión se mantiene bajo la Ley de Presupuesto del 2018, y no como hemos pedido insistentemente, en el marco de un ítem diferente o de una ley especial.

El proyecto que regirá a las Universidades del Estado de Chile sigue su tramitación en el Congreso Nacional, y es muy posible que se convierta en Ley de la República antes de marzo del año 2018. Si bien esto constituye un avance, especialmente en cuanto a la responsabilidad que asume el Estado con sus planteles, el tema del fortalecimiento y los recursos, aún queda bajo un manto de dudas.

La situación presupuestaría, y más allá de eso, las acciones concretas para poner en marcha el Plan de Fortalecimiento de las “Ues” estatales, es nuestra gran preocupación hoy. Y en el caso de las Universidades Regionales, planteles que cumplen roles específicos y estratégicos en cuanto al territorio, las dudas son aún mayor, pues claramente persiste una discriminación financiera.  

Si bien existe un Fondo de Apoyo a la Educación Superior Regional, definido en $6.084 millones para las 22 universidades regionales, estimamos que debe ser elevado a $31.000, para disponer así de un fondo que equipare los montos promedio por universidad ($1.400 millones aproximadamente) de los otros fondos, eliminando así una injustificada discriminación entre instituciones y territorios.

Al analizar las cifras del año 2016, vemos claramente que algunas universidades ubicadas en zonas extremas del país, reciben del Estado recursos insuficientes, dándose la paradoja que ciertas instituciones privadas de la misma región, obtienen mayores recursos fiscales.

En el mismo campo de las paradojas, puede ocurrir que antes del cierre del presente gobierno tengamos la Ley de Universidades del Estado, sin concretarse la Ley de Educación Superior. Si llegase a ocurrir esto, las universidades del Estado quedarían en desventaja administrativa en cuanto a restricciones y controles, mientras que los planteles privados, seguirían en un escenario muy favorable.

En el presente, donde toda la atención mediática está puesta en las elecciones del 19 de noviembre, queremos también levantar la voz respecto a este tema, pues la Educación Superior, es la base del futuro y de ella depende el progreso de la sociedad, en la cual, precisamente se desenvolverán las autoridades que sean próximamente electas.

Hoy en Chile para nadie debería ser desconocido el gran aporte que hacemos las Universidades del Estado y las Universidades Regionales, aportando concretamente al desarrollo, generando bienes públicos, conocimientos e innovación al servicios de todos, no de sólo de algunos, que pese al gran clamor de la ciudadanía, aún no consideran a la educación, como un Derecho Social.

Fuente: El Mercurio de Antofagasta. Sábado 18 de Noviembre de 2017 mercurioantofagasta.cl/impresa/2017/11/18/full/cuerpo-principal/10/